miércoles, 17 de noviembre de 2010

La ley del embudo


La expresión la ley del embudo es de origen popular, aunque ya lo documentaba Covarrubias en 1611 en su Tesoro de la lengua castellana o española, el mejor diccionario castellano entre el de Nebrija (1495) y el Diccionario de Autoridades (1723-1739).

La frase completa, que normalmente acortamos, suele ser hoy: "la ley del embudo: para mí lo ancho y para ti lo estrecho", donde y ti pueden intercambiarse, depende de quien la use. De esta forma es fácil inferir su significado: es una norma que favorece en todo al que la dicta y perjudica siempre al que la ha de cumplir. Por ejemplo, decimos que los bancos emplean la ley del embudo: en las hipotecas ponen normas que los benefician en todo momento, pero perjudican en todo a los hipotecados.

Para los que no lo sepan, un embudo es un utensilio que se emplea para canalizar líquidos en recipientes de bocas estrechas, por lo que tiene una parte superior ancha, normalmente de forma cónica, y una parte inferior estrecha (como el del dibujo). Así los líquidos pueden entrar sin problemas.

¡Cuidado! No os confundáis con la broma que corre por Facebook: "la ley del embudo: la más linda con el más boludo". ¿Será verdad?

Referencias: García Remiro, José Luis (2001). ¿Qué queremos decir cuando decimos...? Frases y dichos del lenguaje diario. Madrid: Alianza.

2 comentarios:

  1. Los embudos pueden ser de cristal como los que utilizamos en laboratorio o bien de plástico como los que tenemos en la cocina. :D

    ResponderEliminar
  2. profe, no es simplemente una broma de facebook, en Argentina se utiliza esa frase para referirse a esa situación, es decir, la más linda, con el más boludo. http://es.wikipedia.org/wiki/Ley_del_embudo
    compruevalo tu mismo saludos

    ResponderEliminar