miércoles, 15 de diciembre de 2010

Ser cocinero antes que fraile


Por petición de Sergio Durán, ex alumno de mi antiguo bachillerato, que me pidió expresamente que comente esta expresión, hoy dedicaremos nuestro tiempo a la frase Ser cocinero antes que fraile, que se utiliza para indicar que una persona fue aprendiz o practicó un empleo u oficio antes de ponerse a dirigirlo o, incluso, dedicarse a otro distinto. Proviene de un refrán más largo, que dice así: "El que ha sido cocinero antes que fraile, lo que pasa en la cocina bien sabe". Es una de esas frases que ponderan la experiencia en una práctica como el valor más importante, y así puede verse también en las expresiones la experiencia es la madre de la ciencia, la práctica hace al maestro, ser perro viejo o el refrán Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

De dónde viene la relación entre "cocinero" y "fraile", nadie lo sabe con seguridad, aunque supongo que puede provenir de que los frailes, en su ingreso, ocupaban cargos de muy poca categoría (cocinero, labrador...) y después iban ascendiendo, pero seguían conociendo el oficio que ejercieron. También podría venir de que los cocineros, sobre todo los de las posadas, tenían fama de tramposos y de dar alimentos baratos como si fueran caros y buenos, de ahí el refrán "dar gato por liebre", que era una práctica extendida: se ponía gato diciendo que era conejo, porque no se nota la diferencia. Así, aunque luego se meta a santo fraile, ya se sabe las trampas. Como digo, son suposiciones mías nada más, aunque estaría bien investigarlo.

Ha aparecido hoy porque, hablando de lo que suelen hacer los alumnos, yo he dicho que fui cocinero antes de fraile, es decir, que fui alumno antes de ser profesor. Con esto quiero decir que conozco las triquiñuelas para copiar, las mentiras típicas ante el maestro o cuándo alguien te está haciendo la pelota, porque yo también lo hice o lo viví. Por lo tanto, la próxima vez que lo intentéis... ¡Pensad que seguramente ya sé lo que pretendéis!

5 comentarios:

  1. vaya...me suena que me comentaste esto el otro día cuando me pillaste haciendo otra asignatura xd

    ResponderEliminar
  2. Jajaja Pues sí, en realidad tú fuiste otra de las protagonistas de esta frase tan productiva ;)

    ResponderEliminar
  3. Por lo que veo,todo el mundo ha oido campanas pero no saben
    donde, con la frase o el refran en cuestion.La verdad es que
    yo se una historia o leyenda al respecto, la cual pensaba que
    era mas conocida, pero percibo que no es asi. Tanto que en ocasion
    de un viaje por tierras de Burgos,visitamos un monasterio de
    cuyo nombre, tras haber visitado tantos,no consigo acordarme.
    El caso es qu al monje que ejercia de guia,tras eneñarnos todo lo interesante del monumento y todos sus aconteceres, me vino a la
    cabeza preguntarle si conocia el dicho. Mi sorpresa fue que no
    conocia nada de el,y eso que ya tenia edad avanzada.
    Entonces le dije si queria oir lo que yo sabia al respecto,se
    intereso lo suficiente para escucharme, pero que fuera con rapidez
    al tener que cerrar la visita,y asi pase a contarle lo que sigue.

    ResponderEliminar
  4. Ahi va lo que conozco:
    En uno de los reinos de España,llego a oidos del rey algo que acontecio en una ciudad de su feudo,con un hecho no aclarado,que dejaba mal a los monjes de un monasterio en tierras del rey.Airado por
    lo que le habian contado,en venganza o difamacion,
    resolvio llamar a palacio al abad del monasterio.Presentose
    este, y oyo al rey con sus quejas, sin`poder justificarse de lo que se le acusaba, con razon o no. Asi el
    rey dispuso que cerraria el monasterio, expulsando a todos sus monjes de su reino.No obstante,quiso dar muestras de magnanimidad y justeza,dando una oportunidad,consistente en responder a tres preguntas,y en quince dias debian abandonar el monasterio,si no obtenia las repuestas adecuadas.
    Asi fueron;La primera,que DONDE ESTABA EL CENTRO DE LA TIERRA.
    La segunda,que CUANTO VALIA EL REY. Y la tercera,QUE ERA LO QUE PENSABA EL REY.Tomando nota el abad,regreso al monasterio, y aquella noche,conto a los monjes lo acontecido.
    Convino con los eruditos,se pusieran sin demora a encontar las respuestas.Pasaron los dias,y cada cena el abad preguntaba si habian conseguido las respuestas,obteniendo la negada por respuesta,
    pues no encontraban ni en libros ni manuscritos
    ni el conocimiento a su alcance.Al llegar la noche
    anterior del dia señalado,
    y hechos los preparativos
    para irse al destierro, al no encontrar las
    respuestas,rezaron tras la cena para que obrara un milagro, que evitara su marcha.En el momento presentose el
    cocinero del monasterio, pidiendo hablar,ya que conocia el problema.El abad,le dijo que
    dudaba de lo que podia aportar,cuando ningun monje
    habia dado con las soluciones.Entonces el cocinero propuso que al no existir alternativas,por lo menos que dejaran intentar resolver a el. Al no perder nada,oyeron la propuesta. Pidio que le dejaran ir a el,en
    lugar del abad, con la vestimenta de este,y que el resolveria,aunque le fuese la vida. Asi lo acordaron y de tal guisa,acompañado de dos monjes, fueronse el dia siguiente a ver al rey.Ya en el castillo,y ante toda la corte y parte del populacho,conocedores de lo que se dilucidaba,les recibio el rey
    en su trono.Este,recabo las respuestas a los monjes,y el cocinero con su vestimenta,barba al efecto y sin quitarse la capucha respondiole: Majestad,la respuesta a su primera cuestion
    que "donde esta el centro de la tierra",le dijo que bajo sus pies,pues el era la persona mas importante y el centro de todo el reino,pues siendo la tierra redonda cualquier punto pasaba
    por el eje del centro de la tierra.Los asesores y el rey aceptaron la logica de la respuesta,dandola por buena.
    prosiguio el cocinero,con la segunda,que "cuanto valia el rey", respondio que 29 monedas de plata,ya que
    a Jesucristo lo vendio Judas por trenta,y el no podia pretender valer mas que Jesucristo.Todos ante su estupor,tuvieron
    que aceptar por la respuesta.Y ante la ultima, el rey
    le pidio "lo que en aquel momento estaba pensando".A lo que sin dudarlo,el
    "cocinero" respondio; con todo el respeto le dire que su majestad
    piensa que esta hablando con el abad,y no con el cocinero del monasterio, y destapose la capucha, ante la sorpresa de todos
    los presentes.El rey se mostro tan sorprendido como congratulado de la lucidez del cocinero,ante sus inteligentes respuestas.
    El rey perdono el engaño del cocinero, por su valentia y agudeza.
    De esta manera evito el cocinero el destierro,a toda la comunidad del monasterio.Ignoro si el rey,en reconocimiento al cocinero, le nombro hidalgo u otro cargo en la corte por su ingenio demostrado.
    Asi pues, cada uno saque sus conclusiones,yo por mi parte
    deduzco,mas vale a veces, el ingenio y la inteligencia,que los estudios o conocimientos de los eruditos,para dar respuesta a problemas que parecen imposibles de solucionar.
    Si he conseguido aclarar o dar luz sobre el dicho que nos ocupa,
    a quien quisiera averiguarlo, me dare por satisfecho al haber sido de utilidad mi relato.

    Saludos cordiales. JUAN SEGUI FLAQUER








    ResponderEliminar
  5. Bonita y buena historia. Pero es como yo digo. Quería decir tanto que no he dicho nada.

    ResponderEliminar