domingo, 15 de junio de 2014

El uso y el huso

La Aurora de La Bella Durmiente a punto de irse a dormir.
A pesar de que se lee muy a menudo *uso horario, el uso correcto es huso horario. Esto se debe a que la palabra no tiene nada que ver con el sustantivo uso, sino con huso, que en geometría se aplica a "una parte de la superficie de una esfera comprendida entre dos planos que se cortan en el diámetro de aquella". Dicho así parece raro, pero sólo hay que imaginar una mandarina a modo de esfera para entender que la superficie de un gajo sería un huso de la esfera total. Aplicado a la tierra y a la distribución de la hora en cada "gajo", tenemos que cada porción en la que se divide la esfera terrestre es un huso horario.

La palabra huso proviene del latín fusus, mientras que uso, del latino usus; la homofonía se produjo porque la f- inicial de las palabras latinas fue evolucionando en español hacia la pérdida de sonido, que escribimos con h-. Por eso de filium se llegó a hijo y de fratrem, a hermano. Como, además, al hablante le parece que en cada zona del planeta se "usa" la hora de una forma diferente, se produce la confusión.

La bella e insulsa Aurora ante el huso
de la rueca en Maleficent
Por otra parte, el término huso ha vuelto a ponerse de moda gracias al cine: en la película de Disney Maléfica se recupera y versiona el cuento de La bella durmiente, donde está el huso más famoso del mundo: el de la rueca, donde la bella y cantarina princesa se pincha el dedo. Este huso es en realidad un eje que se va adelgazando en las puntas y que sirve para devanar el hilo, pues este se va enrollando alrededor de él. El huso y la rueca datan del Neolítico y su invención supuso una verdadera revolución, pues permitió que se fabricaran hilos finos con los que poder tejer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada