sábado, 3 de enero de 2015

No hay guarro que no sea "escolimao"

Esta entrada va a ser variada, pero es que mi llegada a la patría, la suave patria, que diría Ramón López Velarde, me ha deparado nuevas y apasionantes expresiones totalmente lugareñas. La autora, casi siempre, es mi madre, que nunca deja de sorprenderme: cuando uno piensa que ya conoce la mayor parte de las frases hechas y expresiones familiares, la memoria de los progenitores recupera sorprendentes joyas léxicas.

La primera maravilla que escuché fue algo así como que "Esa muchacha va siempre como perica en tabaque". Gloriosa epifanía. Lo de perica me podía sonar, porque popularmente Perica o Periquilla es nombre de protagonistas de cuentos, y también se les dice a las muñecas. Pero ¿tabaque? Resulta que es una palabra de origen árabe, según la RAE, que significa 'cestillo o canastillo de mimbre'. Así, perica en tabaque sería una muñeca puesta en un cestito, como un regalo. Y la frase como perica en tabaque se aplica a las personas, generalmente mujeres, que se arreglan muy bien, van guapas y elegantes, o que se conservan muy bien si son algo mayores.

La otra palabra que parecía estar esperándome es escolimado, en la maravillosa expresión "No hay guarro que no sea escolimao", en boca de mi madre y de mi abuela. También está en el Diccionario, según esto en desuso, y significa 'dicho de una persona: muy delicado y endeble'. Aunque en la frase hecha se refiere más bien a la parte delicada, pues se aplica a las personas que, siendo muy poco finas, sobre todo en la mesa, luego tienen remilgos absurdos, como no querer del mismo vaso que un familiar, por ejemplo.

¿Qué os parece el léxico familiar? ¡Yo estoy entusiasmado! Y es que después de escucharlo sí que puedo hacer míos los versos de Lopez Velarde:

Diré con épica sordina:
la Patria es impecable y diamantina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada